El alfabeto de Dios

 

 

       Editado en copyleft (sin derechos de autor)

por Arpa Ibérica ong

Gratis OnLine. Formato impreso: 6,00€


Nota del autor 

La gente está cada vez más necesitada de saber, de encontrarse cara a cara con las respuestas de la vida antes de su muerte.

La información no siempre está donde tiene que estar,

y para colmo, cada vez tenemos menos tiempo en nuestras vidas para dedicarnos a nosotros mismos, y a encontrar la información precisa.

Soy plenamente consciente de ello, y bajo ese argumento, deseo justificar el exceso y la variedad de la información concentrada en sus apenas cuarenta páginas.

Tampoco considero conveniente extenderme sobre una información, que de ser de tu interés, necesita de manera obligada ser ampliada y codificada por tu propia mente a partir de unos datos propios obtenidos de diversas fuentes, y que tras una reflexión y discersión, deberás resolver tu solo.

 

En éste libro quizás encuentres la pieza del puzzle que necesitas para completar el tuyo propio, y cuando lo hagas, las respuestas llegaran a tu mente a la velocidad de la luz. Comenzarás a comprender todas las cosas, o lo que es lo mismo, a tener una absoluta conciencia sobre todo, y aprenderás a sobrevivir con esperanza en medio del caos.

El libro consta de dos partes que podríamos subtitular como La Mente y la Espiritualidad respectivamente, ya que son los temas donde más ahondarémos.

Resolver los misterios de la mente, y discernir la verdad sobre Dios, serán las claves de las próximas paginas.

 

Gracias amigo lector.

 

El alfabeto de Dios

introducción

 

Nuestro cerebro nace puro. Desde sus primeros días, el cerebro de un bebé utiliza casi por igual ambos hemisferios,

o quizás, utilice más el hemisferio derecho que el izquierdo.

 

Hasta los cuatro años de edad cualquier niño normal se fía más de sus propios instintos que de cualquier otra cosa leída en los libros o transmitida de sus mayores, y por lo general, siempre dará mayor importancia a sus propios pensamientos

e imaginaciones, que la que cualquier adulto podamos dar.

Pero esto no dura mucho.

A medida que vamos creciendo nos olvidamos poco a poco de nuestro hemisferio derecho,... apenas recordamos nuestros sueños, y dejamos casi por completo de fabular con nuestra imaginación.

Nos vamos convirtiendo en unos autómatas disciplinados y predispuestos para cumplir nuestra misión en ésta sociedad, en la misma sociedad que nos ha alejado de nuestro Sentido Común, y quizás también, robado nuestro tiempo.

Si en ocasiones hemos oído decir que los niños vienen cada vez más tontos, o que cada vez aprenden más tarde, o que cada vez son más dependientes, sepa que es por ésta razón: Porque están siendo perfectamente adaptados a una sociedad que como bien decía Krisnamurtti, está muy profundamente enferma.

Ellos solo cumplen su papel. Se aplican en la escuela, (algunos), escuchan a sus padres, y procuran tenerlos contentos, pero nada. El niño no avanza ni en conocimientos ni en autosuficiencia, ni en auto control, ni en nada que tenga que ver con la ayuda a la resolución de sus propios problemas, con lo que desde ahora, les estamos convirtiendo a muchos de ellos, en futuros clientes de nuestros psicólogos y psiquiatras.

Pero antes de adentrarnos en el mágico mundo de nuestra mente, veamos un gráfico de los dos hemisferios de nuestro cerebro.

 

 

1

Esquema del funcionamiento de los hemisferios

 

Hemisferio Izquierdo

Hemisferio Derecho

Verbal: Usa palabras para nombrar, describir, definir.

No verbal: Es consciente de las cosas, pero le cuesta relacionarlas con palabras.

Analítico: Estudia las cosas paso a paso y parte a parte.

Sintético: Agrupa las cosas para formar conjuntos.

Simbólico: Emplea un símbolo en representación de algo. Por ejemplo, el dibujo significa "ojo"; el signo + representa el proceso de adición.

Concreto: Capta las cosas tal como son, en el momento presente.

Abstracto: Toma un pequeño fragmento de información y lo emplea para representar el todo.

Analógico: Ve las semejanzas entre las cosas; comprende las relaciones metafóricas.

Temporal: Sigue el paso del tiempo, ordena las cosas en secuencias: empieza por el principio, relaciona el pasado con el futuro, etc.

Atemporal: Sin sentido del tiempo, centrado en el momento presente.

Racional: Saca conclusiones basadas en la razón y los datos.

No racional: No necesita una base de razón, ni se basa en los hechos, tiende a posponer los juicios.

Digital: Usa números, como al contar.

Espacial: Ve donde están las cosas en relación con otras cosas, y como se combinan las partes para formar un todo.

Lógico: Sus conclusiones se basan en la lógica: una cosa sigue a otra en un orden lógico. Por ejemplo, un teorema matemático o un argumento razonado.

Intuitivo: Tiene inspiraciones repentinas, a veces basadas en patrones incompletos, pistas, corazonadas o imágenes visuales.

Lineal: Piensa en términos de ideas encadenadas, un pensamiento sigue a otro, llegando a menudo a una conclusión convergente.

Holístico: Ve las cosas completas, de una vez; percibe los patrones y estructuras generales, llegando a menudo a conclusiones divergentes.



 

2

El alfabeto de Dios

Nuestra civilización tiene 2012 años registrados según el calendario Gregoriano readaptado con el Maya.

Si imaginamos que cada 100 años de existencia de nuestra civilización equivalen aproximadamente a un año de vida de un ser humano, podemos decir entonces, y en términos puramente imaginarios, que nuestra civilización es una joven adolescente de algo más de 20 años de edad.

Y ahora si que parece que estemos hablando de ella, ¿eh?.

De una sociedad adolescente que está viviendo sus días más alocados, con cada vez menor conciencia y sentido común, y muy poca confianza en su propia intuición, si es que aún la conserva. ¿Le quedarán por tanto otros 20 años humanos más para convertirse en una civilización adulta?

¿Vivirá ésta cultura actual 200 años más para llegar a crear el Ser adulto y consciente que necesita este planeta para sobrevivir? La verdad es que aún no lo sé.

 

De la misma manera que de miles de adolescentes ven truncada su juventud por falta de conciencia, nuestra civilización se enfrenta al mismo problema. O madura a tiempo, o quizás se pierda como tantas otras civilizaciones no tan lejanas en el tiempo.

Pero no entraré a analizar el comportamiento adolescente de nuestra joven civilización de 2012 años. El asunto que nos interesa ahora es el comportamiento de nuestra civilización en sus albores, cuando aún era un bebé.

Y para eso hay que remontarse como poco al año 100 después de Cristo, cuando , y siempre según nuestro imaginario cálculo, la civilización tendría aproximadamente tan solo 1 año de edad.

Hace 1900 años todo era bien diferente. No solo las cosas que vemos y sabemos, sino las personas en sí mismas, sus mentes y sus formas de pensar.

Sus creencias y su fé. Todo era absolutamente distinto a como es ahora. En aquella época, (y todo según quiera mirarse), el comportamiento de las personas eran más propias de las de un bebé de 1 año. Veamos porque.

 


3

El alfabeto de Dios

Hasta el año 300 d.c la gente creía demasiado en su intuición, hasta el punto que en ocasiones parecían actuar sin una lógica natural, y contrarios a lo que hoy sería considerado como una conducta como normal.

Además de eso poseía unos antiquísimos e increíbles conocimientos heredados de ancestrales culturas, que durante cientos de años se transmitieron de generación e generación, y con él, toda la sabiduría contenida en sus sabios libros y sánscritos.

 

Corrían tiempos para místicos y profetas. Para sabias personas que supieron extraer la información contenida en el sabio libro que es el Universo.

La forma de vida de la sociedad de aquella época permitía a la persona una constante conexión consigo mismo, con su propio Ser Superior. Era como un bebé pero sin los juguetes que son las numerosas distracciones que tenemos hoy en día. Y como bebé sin juguetes ni distracciones, no tenía otra cosa que hacer que obsevar, imaginar y fabular, y sin darse cuenta siquiera, con todo ello, comenzar a conectarse con el universo.

 

Los libros más sabios y las frases célebres fueron creadas precisamente en ésta época. Todos ellos irrepetibles, todos ellos en los albores de nuestra civilización, cuando las personas creían en su intuición, y empleaban ambos hemisferios del cerebro.

Cuando un bebé llega a los cuatro años de edad la contaminación informativa adquirida es tal, que su cerebro se acostumbra a emplear exclusivamente el lado izquierdo. El de la lógica y la razón.

A partir de ese momento el niño se fiará más de lo que vea y oiga, especialmente lo que vea en la televisión, oiga a su cantante favorito, o le explique su sabio profesor, y dejará la imaginación más para el ocio y diversión, que para la propia creación. Estará empezando a hacerse adulto?

 

 

 

4

El alfabeto de Dios 

Sin embargo, cuando nuestra civilización tenía cuatro años de edad no había televisión ni nada que pudiera provocar esas distracciones y ese cambio dentro de nuestro cerebro.

¿Qué produjo entonces ese metabolismo cerebral en nuestra sociedad?

¿Porque comenzó a cambiar lentamente la sociedad a partir del año 400? ¿Qué ocurrió entre los años 350 y 400 d.c cuando nuestra cultura tenía 3 o 4 años? Veamoslo.

 

En efecto, por aquel tiempo no había ni los intereses creados que hay en la actualidad por parte de los diferentes poderes mundiales, ni las distracciones constantes de nuestro actual sistema. Sin embargo ocurrió algo que iba a dejar escritos miles de libros de historia. Un hecho que iba a cambiar el comportamiento de las personas empleando únicamente el control de la información. De cierta información privilegiada que durante tantos siglos pudo transferirse de generación a generación, y que ahora estaba a punto de perderse para siempre.

Corría el año 325 d.c. y esa información contenida en antiquísimos libros, textos manuscritos, sánscritos, o jeroglíficos, comenzaba a agruparse en torno a pequeños grupos de poder social y católico, como Reyes, Obispos, o Caballeros de la orden del Temple, y entre toda esa información, (como no), también estaba, la Sagrada Biblia.

La misma Biblia que iba a ser sometida a una profunda operación de quirófano-imprenta, para modificar todo lo que sus cirujanos-inquisidores, creyeron conveniente ocultarnos para nuestro propio bien, en realidad, para su propio bien.

Se llamó el Concilio de Nicea. La nuez puesta en la garganta del aún casi bebé de 4 años, o la provocada y precoz menstruación en una niña de esa edad.

Aún peor que la mayor de las bofetadas que tu padre te pueda dar.

 


 

El alfabeto de Dios 

Casi todo lo que hoy conocemos y sabemos se inventó en ésta fabrica de mentiras y censura de la verdad. Un Rey no cristiano convertido al cristianismo gracias a este evento..., este mal llamado concilio. Lo sabio se perdió, porque los sabios fueron asesinados yquemados, y finalmente, después de pocos años, la sabiduría murió. Solo quedo la mentira y apenas un poco de verdad manipulada.

Eso es lo que enseñamos hoy a nuestros hijos. Eso mismo que aprendímos.

 

Asi que no te extrañe que si los hijos de nuestros bisabuelos preguntaron un día a su padre que hay después de la muerte, y éstos no supieron contestarles, que tampoco sepas hacerlo tu ahora con tu propio hijo.

Ellos, al igual que nuestros hijos lo preguntaron seguramente porque intuían que algo había, pero no sabían que, y claro, nuestros bisabuelos que jamás vieron un coche, un cohete, o un simple teléfono, no supieron responder a la pregunta siquiera en toda su vida.

Mucho hemos avanzado desde entonces, sin embargo algunas cosas que poco han cambiado.

Y es que en plena era del conocimiento seguimos sin poder responder, (ya no a nuestros hijos), sino a nosotros mismos a esas mismas preguntas.

¿O sí? Algunos creen tener la respuesta.

 

Algunos que obviamente no terminan de entender que podamos viajar a la Luna, o enviar un robot al planeta Marte para trabajar sin pedir, sin enfermar, ni cobrar,.... y que sin embargo, sigamos sin poder respondernos a las mismas preguntas que desde hace 2000 años, viene haciendose el ser humano. ¿Como es posible ésto? ¿Será verdad que no lo saben? Yo no me lo creo.

 

 

 

6

El alfabeto de Dios 

Volviendo a los albores de nuestra civilización, a sus místicos personajes, y a sus sabias frases, me quedo con una de ellas para las próximas lineas.

Una frase que ha sido elegida por lo conocido de su personaje, y por el secretismo que hay en torno a ella por parte de aquellas personas, que precisamente, se dedican a predicar la palabra de su creador.

¿Sera que sus sabias frases no forman parte de su palabra?

 

Pero el hecho de no querer difundir la frase que más sabiduría contiene no ha sido suficiente para quienes quieren restarle importancia con su silencio, y además de ello, para un mayor descrédito, se crea una frase diciendo exactamente todo lo contrario.

En los primeros meses de vida de nuestra era el hijo de un carpintero dijo a sus doce amigos:

 

La Verdad está dentro de tí”.

 

Murió dicen que a los 33 años crucificado en un monte sobre una cruz de madera.

A partir de ahí, creo que la historia nos la sabemos todos y no es necesario repetirla. Además habría que discernir en exceso antes de extraer únicamente la verdad, y eso sería una ardua tarea.

Lo que nos quedo es la historia que hoy tenemos, la que se creó en ésta Fábrica de las Mentiras.

Aunque hace muchos muchos años que no acudo a la Iglesia, lo cierto es que tampoco recuerdo haber oído esa frase a los curas que allí trabajan.

No digo que no la digan nunca, no, pero, cuando te das cuenta de la grandeza de esa frase y entiendes su significado, lo que único que no entiendes es que no se enseñe también en las escuelas.

 

 

 

7

El alfabeto de Dios

En la famosa serie televisíva Expediente X todos los episodios comenzaban siempre con la misma frase.

La Verdad está ahí fuera”.

 

 

Os juro que durante años me lo creí. Me lo creí tanto que hasta la busque, pero lo único que me encontré son un montón de caminos, y que solo unos pocos de ellos conducían a la verdad. Al final, elegir el adecuado parecía que estaba dentro de mí, y mi correcta elección, solo dependería de mi propia intuición.

La frase del hijo del carpintero comenzaba a tener sentido.

 

Siempre he sido muy intuitivo, y aunque reconozco haber tenidos salidas de pista durante mi trayectoria que aún continua, finalmente conseguía siempre volver al camino de la verdad. A esa que se encuentra dentro de tí, y que solo en determinados momentos, o bajo determinadas condiciones, puedes acceder por el momento. Mejor eso que nada. Al fin y al cabo son como esos momentos de lucidez o inspiración que tantas veces hemos oído en ilustres, místicos, pensadores, o poetas.

Momentos de lucidez que hasta los 3 o 4 años vivimos casi de manera continuada, en constante conexión con nuestra fuente espiritual y de sabiduría. Con nuestro pensamiento y su poder de crear y transformar.

Si preguntas a un niño de 4 años que es y dónde está la mente probablemente se quede callado sin respuesta. Sin embargo, si se lo preguntas al de un año, es muy posible que entonces, y sin saber lo que es, te diga que es algo que está en el cerebro.

Solo cuando sea mayor, y si tiene suerte, se dará cuenta de que dentro de nuestro cerebro no existe ningún órgano ni nada físico llamado mente.

¿Entonces donde está la mente? O mejor aún,... ¿Qué es la mente? Y sobre todo, ¿Porqué el menor la asocia al cerebro?

 

8

El alfabeto de Dios

 

Pues seguramente lo asocia al cerebro por lo mismo que tú. Nadie te lo ha enseñado ni te ha dicho donde está realmente, simplemente estas condicionado a creer que la mente es inteligencia, y que ésta, solo habita en el cerebro humano.

Pues bien, ambas cosas son falsas.

La mente no tiene nada que ver con el cerebro, (al menos en cuanto a su ubicación), y la inteligencia, como tal, la podemos encontrar en el propio Universo que nos rodea. Pronto descubrirémos las respuestas a esas preguntas, sigamos investigando un poco más.

 

Entiende por tanto que si la Verdad está dentro de tí, no será éste libro el que te la muestre en sus pocas páginas, pero éste libro te puede ayudar a iniciarte en un camino. En un camino que después deberás recorrer en solitario.

Si alguna vez has visitado de cerca un monasterio de monjes o frailes pensadores como les llamo yo, o bien un convento de devotas al silencio, es muy probable que hayas observado el encanto especial que contienen todos los paisajes donde son siempre construídos.

 

Son lugares silenciosos y muy armoniosos, y sabemos sin duda que inducen a la meditación y a la inspiración por numerosos poetas y escritores, que tras los gruesos muros de estos apartados lugares, encontraron la inspiración necesaria para sus grandes obras.

Imaginate hoy en día, si hace dos siglos los grandes pensadores necesitaron buscar lugares apartados para encontrarse consigo mismos, y como decían, para recibir esa inspiración tan necesaria, como poder lograrla hoy en nuestras grandes urbes. Imposible.

La realidad es que esa inspiración era fruto del silencio y la meditación. Era la conexión mental con su Yo Superior, su verdadero ser.

 


 9

El alfabeto de Dios 

Para encontrar la inspiración necesaria, o la verdad, llamese como uno quiera, solo se consigue desde el más profundo de los silencios y con la suficiente elevación espiritual.

 

El ingeniero y científico Rafael Lopez Guerrero nos cuenta

que el universo es un ser vivo que tiene inteligencia propia demostrable.

Nos dice que en él se encuentra contenida toda la información que el ser humano necesita para la vida, (¿los famosos registros akashicos?), y que al igual que con las ondas Hertzianas, éste nos las remite a través de la Noosfera en los llamados Paquetes de Datos y que todos podemos acceder a ellos con solo “sintonizar la frecuencia adecuada”.

 

Cuando un poeta o pensador recibe esta inspiración, o un devoto monje religioso cree recibir la llamada de Dios, quizás lo que están es sintonizando con esa frecuencia que les permite acceder a esos paquetes de datos de los que habla Rafael Lopez.

También sabemos por muchas personas y canalizadores experimentados, que recibir esa información es siempre más facil que interpretarla correctamente.

 

Los indios Hopi también creían que el Universo albergaba información para la vida. Ellos creían que una especie de tela de araña cubría al planeta, y que en ella se hallaba toda la sabiduría del Universo y del Creador.

El silencio les permitía escuchar a la madre tierra, decían, y gracias a él, podían escuchar a la Madre Tierra y vivir conectados y despiertos. ¿Tendrá algún poder el silencio?

 

En efecto los indios Hopy conocían del poder del silencio, y entre muchos otros, nos dejaron éste irrepetible manuscrito:

 

 

 

10

El alfabeto de Dios 

Nosotros los indios sabemos del silencio.

No le tenemos miedo.

De hecho, para nosotros es más poderoso que las palabras. Nuestros ancianos fueron educados en las maneras del silencio, y ellos nos transmitieron ese conocimiento a nosotros. Observa, escucha, y luego actúa, nos decían.

Esa es la manera de vivir despiertos.

Observa a los animales para ver cómo cuidan a sus crías. Observa a los ancianos para ver cómo se comportan. Observa al hombre blanco para ver qué quiere.

Siempre observa primero, con corazón y la mente quietos y entonces, aprenderás.

Cuando hayas observado lo suficiente, entonces podrás actuar sin temor.

Pero con ustedes es lo contrario.

Ustedes aprenden hablando.

Premian a los niños que hablan más en la escuela.

En sus fiestas todos tratan de hablar.

En el trabajo siempre están teniendo reuniones en las que todos interrumpen a todos, y todos hablan cinco, diez o cien veces. Y le llaman “resolver un problema”.

Cuando están en una habitación y hay silencio, se ponen nerviosos.

Tienen que llenar el espacio con sonidos.

Así que hablan impulsivamente, incluso antes de saber lo que van a decir.

A la gente blanca le gusta discutir.

Ni siquiera permiten que el otro termine una frase.

Siempre interrumpen.

Para los indios esto es muy irrespetuoso e incluso muy estúpido.

Si tú comienzas a hablar, yo no voy a interrumpirte.

Te escucharé.

 

 

11

El alfabeto de Dios 

Quizás deje de escucharte si no me gusta lo que estás diciendo.

Pero no voy a interrumpirte.

 

Cuando termines, tomaré mi decisión sobre lo que dijiste, pero no te diré si no estoy de acuerdo, a menos que sea importante.

De lo contrario, simplemente me quedaré callado y me alejaré.

 

Me has dicho lo que necesito saber.

No hay nada más que decir.

 

Pero eso no es suficiente para la mayoría de la gente blanca.

La gente debería pensar en sus palabras como si fuesen semillas.

 

Deberían plantarlas, y luego permitirles crecer en silencio.

 

 

Nuestros ancianos nos enseñaron que la tierra siempre nos está hablando, pero que debemos guardar silencio para escucharla.

 

Filosofía de los indios Hopy

 

 

 

12

El alfabeto de Dios 

Los indios Hopy, los grandes poetas del pasado, novelistas, religiosos y misticos, o incluso científicos, han empleado durante siglos éste poder y aplicado a sus propias vidas.

 

Parece por tanto el silencio un buen arma de inspiración y búsqueda interna. Algo que en principio nos parece fácil de obtener, pero que luego en la práctica, descubrímos que no es en absoluto fácil, y aún menos cuando se vive en una gran ciudad, donde el conseguir la principal herramienta para la búsqueda interna, puede convertirse en una utopía.

 

Los ruidos, las constantes distracciones, el teléfono o el timbre, o cualquier persona de tu entorno que reclame tu atención, se convierten en obstaculos diarios para tu preparación física y mental, así como para la propia meditación. La meditación necesita al silencio como éste al primero.

 

Sin embargo, la meditación y el silencio como herramientas de elevación espiritual, no guardan demasiada relación entre sí, al menos a la hora de realizarlas, ya que en el caso del silencio, debe entenderse éste como una forma de vida, y no como un ejercicio, o voto de silencio que practicaremos a determinadas horas o momentos del día, como es el caso de la meditación.

 

Tampoco se trata de estar todo el día en silencio, en absoluto, pero sí de hablar unica y exclusivamente cuando haya algo nuevo o interesante que contar o recordar.

Jamás hablar por llenar un hueco en silencio, es mejor estar callado.

Por eso los entornos rurales apartados y despoblados son lugares propicios para la meditación, la reflexión y la búsqueda interna. En definitiva, para vivir conectados.

 

 

13

El alfabeto de Dios 

Por eso comprendemos ahora la importancia de los entornos donde se ubican todos los santuarios, templos, o monasterios, y por eso entendemos que místicos y sabios, científicos y matemáticos, buscaran la inspiración en éstos bellos, armoniosos y silencioso lugares.

 

Pero seguir hablando de las herramientas necesarias para comprender el alfabeto de Dios, sin explicar primero qué o quien es Dios, no tiene mucho sentido, y es que quizás tampoco en ésto,... nos hayan contado toda la verdad.

 

Cuando pensé el título para éste libro lo primero que hice fue buscar en internet “el alfabeto de Dios”, para ver que me podía encontrar primero con ese nombre, o incluso ver si ya existía algún libro con el mismo título.

 

Lo único que encontré son varios reportes, supuestamente matemáticos o científicos, en los cuales se referían a las matemáticas como el abecedario de Dios.

Enseguida supuse que ellos entendían al Universo como el Dios, ya que como bien dijo Einstein, éste debía de saber matemáticas, porque en él, todo es una cuestión de fórmulas matemáticas. Incluso la distancia de los planetas de nuestro sistema respecto al sol, es facilmente calculable con una simple fórmula descubierta por Fibbonacci.

 

Sin embargo yo no veo el Universo como al Dios Creador, sino como una creación de él, por tanto, y siempre bajo mi punto de vista, tengo que decir que no comparto esa opinión cientifica.

Esto tampoco es algo raro es una era en la que la propia Ciencia comienza a estar más divida que nunca, con claramente dos sectores diferentes de cientificos divididos principalmente por la física cuántica. Eso ya provoca que los aficcionados a la Ciencia como yo, tengamos que decidir entre uno u otro lado.

 

 


14

El alfabeto de Dios 

Volviendo a la física cuántica, (o quizás debiera decir Universo Cuántico), son una serie de Leyes que estudian el peculiar comportamiento de las partículas subatómicas cuando son observadas por el observador.

Dicho de otro modo y en una explicación breve, ya que el tema bien ocuparía una enciclopedia completa, podríamos entender la física cuántica como el poder de la mente sobre la materia, de la conciencia y la mente sobre los electrones. Algo que parte de la Ciencia tendrá duro trabajo en admitir, mientras la otra parte nos la muestra como el principio del todo. La explicación a casi todo, por no decir todo.

 

¿Y quien ha creado entonces el Universo?

Evidentemente el Dios que la Iglesia católica nos vendió durante años, no. Ese si que no existe. Nadie en el cielo estará esperando para juzgarte por tus actos en la Tierra. No tendrás que rendir cuentas a nadie más que a tu propia conciencia, te lo aseguro.

 

Dios es mente, conciencia y sabiduria. Es el Creador de todo y todo somos parte de él. Es la tela de araña de la que hablaban los indios Hopi. La energía que alberga toda la información de lo que es, fue, y será. Y como no sintonizar entonces con esa energía si somos parte de él.

 

Es muy facil entender que y como es Dios. Imagina tu mente. (Recuerda de dijímos que la mente no se ubica en nuestro cerebro), asi que por tanto, ubicala en un lugar y espacio del Universo.

Ahora imagina la mente de siete mil millones de almas juntas y unidas en una sola. Un enorme brillo de luz, sabiduría, conocimiento, e inteligencia inimaginable. Bien, pues eso es Dios.

Ese es el origen de nuestra creación y ese es nuestro destino eterno y final. Llegar a él.

 

 


15

El alfabeto de Dios 

Y ya que nuestra mente es una pequeña parte de una misma conciencia, es fácil entender que podámos acceder a toda esa información allí contenida, (y que ahora algunos científicos llaman como Conciencia Universal) solo con ella, y gracias también a todas las herramientas que el Universo a puesto a nuestro alcance y que estamos descubriendo día a día.

 

También hemos descubierto que el silencio y la meditación son buenas herramientas para acceder a esa información de universo, pero que no son las únicas necesarias para alcanzar la más absoluta conciencia. Aún queda mucho camino que recorrer en el mundo de la mente.

Tu sabes bien del poder de la mente humana, seguro has oido hablar de ella.

Muchas pruebas científicas, algunas de las cuales puedes realizar tú mismo con unos amigos en tu propia casa, demuestran que la fuerza mental humana no solo existe, sino que además se suma a medida que aumentan las personas concentradas en el experimento.

Es decir, que la fuerza mental de un grupo de personas es siempre mayor que la de una sola, y por tanto, la facilidad de levantar objetos altamente pesados disminuye con más miembros. Por ejemplo.

 

Esto en realidad es lo que los místicos entendémos como la Masa Crítica. Es decir, la cantidad de energía unida necesaria para el logro de cualquier objetivo.

Cuanto mayor sea el objetivo a lograr, mayor deberá ser el número de personas implicadas en la proyección mental.

La proyección mental es el pensamiento generado

por unos pocos, unos cientos, o miles de personas unidas en una misma idea, un mismo objetivo, los cuales se reunirán a una determinada hora para generar ese mismo pensamiento común.

 

 

16

El alfabeto de Dios

Debes recordar que no importa cuanta sea la distancia que separe a las personas implicadas en el pensamiento positívo, ya que al final se crea una Masa Crítica que se engloba en nuestra Noosfera, en la tela de araña de los Hopy, y a la que todos podemos acceder.

Pocos o casi nadie sabe, que 2 días antes de que el Movimiento 15M surgiera por primera vez en España, seiscientas personas estuvieron durante horas sentadas en la que días después se iba a convertir y transformar en la famosa Puerta del Sol de Madrid. Esta gente no estuvo en tiendas de campaña ni con carteles, no. Fueron para hacer una meditación coleciva con el pensamiento unido de provocar un cambio. Dos días despues nacía el 15M. Casualidad? Según la cuantica no. 

La física cuántica, que entiende mucho de la inteligencia del Universo nos dice que la casualidad sencillamente no existe.

Es la Ley Universal de la causa-efecto la que provoca la casualidad, con lo que el término de causalidad estaría más que apropiado.

Y para demostrar que la casualidad no existe vamos a recordar un experimento que se realizo en la década de los 80, (ésta vez más serio que la meditación previa al 15M), en dos islas del Pacífico, y con 2 familias distintas de monos.

En ambas islas, (bien distanciadas entre sí), se seleccionaron a dos grupos de monos, (uno por cada Isla), para realizar un experimento hasta entonces sin precedentes:

Se trataba de dos familias de primates que jamás habían tenido acceso a un plátano, ni siquiera habían visto o probado, y la prueba fue la siguiente:

Se les dió a ambos grupos diariamente plátanos para comer, cuidándose, no solo de no pelarlos, sino además de entregárselos bastante sucios.

A los pocos días una de las hembras de una de las Islas, (No es casualidad que fuera hembra), descubrió que los plátanos limpios y pelados tenían mejor sabor, por lo que trató de enseñarselo a los machos adultos y a las crías del resto de la manada.

 

 


17

El alfabeto de Dios 

Curiosamente los machos dejaron pronto de interesarse ante la dificultad de aprender la nueva técnica de pelarlos, mientras que los primates menores, (machos y hembras), ya habían apendido a pelar las bananas a los pocos días.

A todo esto los primates de la otra Isla seguían comiendo los plátanos sin limpiar ni pelar, hasta que a las dos semanas, una de las hembras de la otra isla comenzó a pelar las bananas. Tampoco en ésta ocasión es casualidad que también fuera hembra.

Siempre se ha creído que las mujeres tienen un mayor sexto sentido, o quizás una mayor intuición, y esta podría ser la prueba que demuestre también eso.

En realidad todo ello es fruto de otra Ley Universal como la de la gravedad o la de causa efecto.

Se trata de la Ley de Correspondencia, la que se encarga de la transmisión de la información básica, que crea los propios instintos de supervivencia desde que somos unos bebés.

 

Pero para mí ese mismo experimento contiene más pruebas científicas que las mostradas, ya que además de dejar más que abierta la posibilidad de poder enviar y recibir información utilizando nuestra mente y la Ley de Correspondencia, también demuestra que nuestro cerebro es más inteligente cuando somos jovenes, que cuando somos adultos.

Y no solo eso.

 

Si no crees en la casualidad, el mismo experimento también demuestra lo que desde siempre se ha dicho en torno a que las mujeres/hembras, tienen más desarrollado su sexto sentido, el que según algunos entienden como la intuición.

Tambien se ha dicho desde siempre que las mujeres son más perceptivas que los hombres, más sensitívas, o incluso que tienen una mayor capacidad como mediums.

Y lo cierto es que puede que esto sea así, y en el caso de los humanos, puede que también tenga una explicación:

 

 

 

18

El alfabeto de Dios 

El pelo, (a diferencia de lo que creemos), tiene misiones muy diferentes aparte de servir como regulador térmico del craneo, o un elemento meramente decorativo. La misión de nuestro pelo es principalmente la que deriva como antenas sensitívas que realmente son. Unas extensiones que al igual que las antenas, cuanto más largas sean, mayor será el poder de recepción.

 

Lo primero que nos viene a la cabeza son los pelos del bigote de los gatos. De todos es sabido que cuando cortas los pelos del bigote a un gato, éste se vuelve muy nervioso, se desorienta, y pierde numerosas capacidades físicas y psiquicas.

Lo segundo que nos viene a la cabeza es la famosa fábula de Sansón. Aquel fuerte hombre que perdió toda su fuerza en el mismo momento que le fue cortado el cabello. ¿Fabula?. Por supuesto, pero que algo nos querían decir ya entonces.

 

Si seguimos pensando en el poder de canalización de nuestro pelo como antenas receptoras y sensoriales, lo tercero que nos viene a la memoria es muchas de nuestras antiguas civilizaciones. Quizás ahora podamos encontrar algun vínculo entre el pelo largo de los Indios Hopy y la enorme sabiduría de sus textos, la espiritualidad de sus pueblos, y su constante conexión con la Madre Tierra.

La fuerza militar estadounidense también descubrió, (aunque es éste caso por casualidad), el poder sensorial del pelo en determinadas personas.

En la guerra de Vietnam varios Indios y Chamanes fueron contratados para adentrarse con las tropas de tierra por las frondosas selvas vietnamitas.

En pruebas previas en tierra amiga, éstos chamanes demostráron unas cualidades casi únicas para orientarse en lugares desconocidos, por lo que un grupo de ellos fueron preparados para ser después los guías de sus tropas.

 

 


19

El alfabeto de Dios 

Los mandos militares sabían de éste poder de intuición de los chamanes, sin embargo, pocos esperaban que viniera dado por la largura de sus cabellos, como más tarde descubrirían.

Tal era el desconocimiento que antes de embarcarlos en la guerra real les fue cortado el pelo al igual que al resto de los combatientes, y para sorpresa de todos, incluídos los propios Indios y Chamanes, cuando llegaron a adentrarse en las profundas selvas, estos estaban igual de perdidos que sus compañeros marines. Se habían convertido como en gatos afeitados y habían perdido toda su capacidad de orientarse y de conectarse con la Madre Tierra.

Como estamos viendo, son muchas las herramientas que disponemos a nuestro alcance para lograr una mayor y continua conexión con nuestro Ser interior, herramientas que en definitiva nos harán comprender y entender el verdadero Alfabeto de Dios.

Las matemáticas que empleamos son una serie de fórmulas científicas creadas por el Ser Humano a partir de una leyes propias del Universo, utilizando por supuesto el propio Alfabeto de Dios. No son por tanto un alfabeto propiamente dicho, sino más bien la poesía hecha con el propio alfabeto.

 

En el marco de una vida espiritual la intuición es sin duda alguna la más presente en todo cuanto acontece, pero alejado de un entorno místico, la intuición también está presente en muchos de los grandes avances y progresos de nuestra era, y desde luego, en el crecimiento desmesurado de cientos de empresas por todo el mundo.

Muchos de los grandes empresarios mundiales saben de ésto, y saben que es precisamente a su intuición, a quien deben el éxito de sus mejores proyectos. Para ellos la intuición es algo así como la ingeniera de la mente.

 

Para cada vez más místicos, la intuición es sencillamente el verdadero El Alfabeto de Dios.  

Fin de la primera parte

 

 

 

      El despertar               espiritual

 

El alfabeto de Dios

El Despertar espiritual 

Si éste libro ha llegado a tus manos seguramente no sea por mera casualidad. Incluso me aventuro a decir que a lo mejor

tu también seas de esas personas que en los últimos meses ha experimentado sensaciones poco habituales hasta ahora. Sensaciones tales como dormir pocas horas una noche, y sin embargo sentirte con la misma energía que si hubieras dormido ocho horas”;...

Puede también que tengas la sensación de haberte convertido de la noche a la mañana casi en un vegetariano, o bien, que el consumo de carne, es cada vez menor o casi nulo.

Puede incluso que hayas sentido más dolores de cabeza de lo habitual, especialemente en la zona occipital, acompañados de mareos y de extrañas sensaciones auditívas.

Quien sabe? Quizás tambien mareos ópticos o visuales? También es frecuente ver luces o flashes dentro de tu campo visual de luz, especialmente por los angulos. 

Algunas personas sienten haberse vuelto de un día para otro más sensibles. Personas que no suelen llorar con las noticias de crímenes, violencia hurto o simple maldad… pero ahora sienten esa necesidad de hacerlo. Muchos han sido los que se sienten identificados con frases como éstas:

 

siento que tengo que hacer algo de mucha importancia, ya sea por una o por muchas personas, pero aún no sé qué es y eso me trastorna”;

Tengo un fuerte sentimiento de unión hacia personas con las que jamás imaginé me sentiría comprometido”

 

Así que por tanto, si tú eres de los que están experimentando éstas cosas ultimamente, no pienses que tienes problemas de vista o neurológicos. Está ocurriendo a mucha más gente de la que imaginas. Son los primeros síntomas del despertar espiritual.

 


21

El alfabeto de Dios 

Si estas cosas te están ocurriendo a ti entonces necesitas trascender más allá de lo normal. Elevar tu vibración.

Pero no puedes porque a nadie parece importarle absolutamente nada de verdad.

Entonces sigue tu camino y no mires hacia atrás. Lleva contigo a cuantos puedas de propia voluntad y sin detenerte a explicar.

Tu vas en el camino correcto.

 

Si no tienes ninguno de esos sintomas o tu elevación espiritual es mínima, no te desesperes, pronto comenzarás a sentir cambios dentro de ti. Cambios que te llevarán poco a poco a visualizar una nueva realidad, y en consecuencia, adaptarte a ella. No trates de buscar una explicación ahora porque la tendrás dentro de muy poco, solo tienes que convencerte de que solo hay un camino a seguir y éste es el del conocimiento.

El conocimiento de la verdad, claro está.

La verdad te hara libre. ¿Te suena esa frase? Pues bien, no preguntes su significado, busca la verdad y tendràs la respuesta.

La verdad esta en el conocimiento, y el conocimiento además de en grandes enciclopedias e internet, tambien se encuentra en pequeños hechos, detalles y acontecimientos que sin darnos cuenta, han pasado desde siempre frente a nosotros.

 

Porque a lo largo de nuestras vidas, a todos o a casi todos, nos han ido ocurriendo una serie de hechos que más bien podríamos interpretar como pistas, en lugar de sucesos, si es que fueramos capaces de vivir con esa conciencia y conexión permanente para poder observarlos, analizarlos, y extraer nuestra propia conclusión en cada ocasión que ocurran.

La mayoría de estos hechos, (vamos a llamarlos Pistas), pasan por nuestra vida de manera desapercibida, sin conciencia real sobre el mismo.

 

 

 

22

El alfabeto de Dios 

Pero cuando éstas pistas son tan evidentes que no pueden pasar desapercibidas, y cuando ni la Ciencia, ni uno mismo tiene la respuesta adecuada, entonces clasificamos éstos hechos, (o pistas), como misterios, milagros, o simplemente hechos extraños, por lo que con el tiempo, tendemos a olvidarlos o mitificarlos.

Pues bien, resulta que según opiniones que personalemte comparto, Los misterios sencillamente no existen. Solo son hechos científicos sin explicación. Y la duda, una falta de información.

Por otro lado el no tener la explicación a todas éstas cuestiones, no quiere decir en absoluto que no se conozcan. Para mí solo significa un deseo de no querer compartirla .

 

 

Muchas de éstas pistas nos ocurren durante nuestra infancia, lo cual hace más facil olvidarlas a medida que crecemos.

Sin embargo no todos los hechos extraños, misteriosos, o casi milagrosos, ocurren durante nuestra infancia.

 

Seguramente que os preguntareis de que hechos y pistas estoy hablando, y es que son tantas y tantas a lo largo de nuestra vida, que sería imposible explicarlas aquí todas, aunque podemos decir que las más comunes, o al menos relevantes, son los que se dan como resultado de una grave enfermedad o incurable, un accidente fuerte con alguna posible experiencia cercana a la muerte, o incluso, las provocadas artificialmente mediante el uso de alguna sustancia psicotropica.

 

Si mi intención fuera la de narrar mis experiencias concretas, además de aportar pruebas científicas con datos reales, emplearía el resto del libro para explicarlas todas, y ya tendría el resto del temario escogido.

Pero ese no el fin a lograr.

 

23

 

Mini libros Gratis

Blogroll

Creado por: